sábado, 6 de febrero de 2010

Pulseras Mágicas


Esta entrada viene a complementar la del Blog de Jose, sobre unas pulseras mágicas, que en poco tiempo veremos por todos los lados. Ya las venden en León.

La estrategia es muy fácil, aparecerán algunos "famosillos" luciendo alguna de ellas, y a continuación llegará el "boom": todo el mundo querrá tener una de ellas. Todos recordareis otros tipos de pulseras que hace años se vendieron como churros y valian para casi todo. La historia se repite: Antiguas ideas con formas modernas.

Dichas pulseras no tienen ningún tipo de base científica. No son como otros productos, que si tienen una base tecnológica y por lo tanto pueden mejorar ciertas capacidades, por ejemplo la ropa técnica que disipa el sudor,....

Esto me recuerda un "experimento" que realizamos a final del último curso de bachillerato (ya ha llovido). Dicho experiminto consistía en intentar levantar a un compañero, que se encontraba sentado en un silla, entre otros cuatro alumnos simplemente con los dos dedos indices de nuestras manos unidas. Dos por la parte de atrás de las rodillas y otros dos por debajo de las axilas.

El resultado del primer intento fue un fracaso. Pero el experimento comprendía a continuación, una fase en la que consistía en realizar un ejercicio de concentración y una especie de "conjuro". En el segundo intento le levantamos un metro del suelo sin ningún esfuerzo. No nos hizo falta ninguna pulsera.

Aqui teneis un enlace para que juzgueis por vosotros mismos:

3 comentarios:

Quique dijo...

Creo que esas pulseritas son un camelo de 35 €....

Un saludo
Quique

jose dijo...

Esta claro que no deja de ser una moda pasajera, que en unos meses ya nadie se acordara de ellas, aunque mientras algun listo se hará rico con ellas; no a mi costa, desde luego.
Un saludo.

Crazysoul dijo...

Lo que para uno es una pulsera, para mi es agacharme antes de cada carrera, tocar el suelo y decirme a mi mismo mi frase motivadora... Todo el mundo tenemos nuestra "pulsera mágica", y por muy mágica que sea, no se puede sustituir por un beso a la familia antes de una carrera o un duro entrenamiento. Tienes razón Luis Angel, ese experimento explica de sobra lo que quiero decir, y esta gente aproverchando la fiebre por el running ha visto el negocio.
¿Que será lo siguiente?
Saludos